Actividades desarrolladas > Grupos de Trabajo > Seminarios

La política de DD.HH. como factor clave para los procesos transformacionales en las organizaciones

25 de octubre de 2017

El pasado 24/10, en el marco del Grupo de Trabajo “Empresas y Derechos Humanos”, se brindó un taller en las instalaciones de Renault Argentina para las empresas que desean continuar explorando distintas herramientas metodológicas para la co-construcción de una política de DD.HH. alineada a los 10 principios del Pacto Global y a los Principios Rectores de Empresas y DD.HH. Las organizaciones pudieron poner en práctica el proceso de debida diligencia : “Proteger, Respetar y Remediar”. El encuentro tuvo la finalidad de identificar, prevenir y mitigar en el marco operativo de una gestión sustentable.

Los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos, adoptados en junio de 2011 por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, son el resultado de varios años de trabajo por parte del entonces Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y las Empresas, John Ruggie, y numerosas organizaciones públicas y privadas, gobiernos y representantes de la sociedad civil. Los Principios, cuya aplicación no es de carácter obligatorio, hacen especial énfasis en tres conceptos: prevención, respeto y reparación. Así, mientras que los Estados están en la obligación de proteger los Derechos Humanos, las empresas tienen el deber de respetarlos y tanto unos como otros deben garantizar el acceso a los mecanismos de reparación si dichos derechos son vulnerados.

El Pacto Global de las Naciones Unidas es la mayor organización de sostenibilidad corporativa del mundo. Como tal su objetivo es movilizar al sector empresarial así como al resto de actores a comprometerse con 10 principios universales de las Naciones Unidas y en consecuencia embarcarse en el  propósito de contribuir a dar solución a los más grandes desafíos del planeta y la humanidad en los próximos 15 años:  los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Septiembre de 2015. Para ello el Pacto Global de las Naciones Unidas propone tratar los Objetivos Globales como asuntos locales ya que será precisa la colaboración de todos los actores, públicos y privados, en todos los rincones del planeta articulados global y localmente para avanzar de manera sustantiva en esta Agenda 2030 común y compartida.

Las Redes Locales del Pacto Global se constituyen en elementos fundamentales en el apoyo a la implementación de los Objetivos de Desarrollo sostenible haciendo locales los desafíos globales, tal como reconoce la Asamblea General de las Naciones Unidas http://www.un.org/en/ga/search/view_doc.asp?symbol=A/RES/70/224

Bajo la estrategia del “Plan de Acción a favor de los Objetivos de Desarrollo Sostenible” y en el marco de la 2da fase del plan de acción de los ODS para las redes locales “Haciendo de las metas globales, negocios locales”, la Red Argentina continúa dando priorización a los Objetivos de Desarrollo Sostenible elegidos para trabajar en la Red. Es así que se llevó adelante un taller donde 16 organizaciones, entre empresas y Cámaras Empresariales, vieron cómo la política de DD.HH. es clave para los procesos transformacionales en las organizaciones. Un punto de encuentro entre todos los actores.

Bajo la facilitación de Ricardo Rodríguez (UNSTA), se invitó a los presentes a pensar el concepto de “Cosmovisión organizacional”. Se hizo una introspección organizacional y una exploración en las empresas y organizaciones que aún no iniciaron un camino hacia la implementación de una Política de Derechos Humanos; fue importante entender que hoy es clave que las organizaciones la suban a su agenda de trabajo y comiencen a tener un grado de comprensión de los alcances del Principio de Debida Diligencia. La política de DD.HH. es el marco operativo de una gestión sustentable identificando metodologías de trazabilidad e indicadores de impacto.

La política de DD.HH. sirve para maximizar el beneficio de los accionistas; sirve además para que la empresa comience a ser REALISTA en su pensamiento y NO IDEALISTA. Además, dentro de una organización ayuda a desarrollar personas que apuestan a los desafíos de la propia sociedad.

En el taller se presentaron herramientas (a través de encuestas) que permitieron a cada participante tener una primera mirada de cuál es la cosmovisión organizacional aplicada en su organización y ver el grado de conocimiento, desarrollo y profundización de una política de DD.HH., tratando de enfatizar en el qué, el cómo, el para qué y el qué más. “Fue interesante ver cómo los participantes en el cierre de la actividad compartieron más preguntas que respuestas. El objetivo fue cumplido ya que iniciar un camino que nos permita la co-construcción de una Política de Derechos Humanos alineada a los 10 Principios de Pacto Global y al Principio Rector de la Debida Diligencia es un proceso de reflexión y de claridad sobre las plataformas de abordajes”, mencionó Ricardo Rodríguez.

Cabe recordar que, en lo que respecta a la prevención, el principal mecanismo con el que cuentan las empresas es la Debida Diligencia. Este proceso debe llevarse a cabo con el fin de “identificar, prevenir, mitigar y responder por las consecuencias negativas de sus actividades sobre los derechos humanos. En otras palabras, la debida diligencia consiste en realizar una evaluación, previa al inicio de sus actividades, acerca del impacto o las consecuencias negativas, reales o potenciales que las actividades de las empresas pueden tener sobre los derechos humanos de los trabajadores, consumidores u otros grupos vulnerables.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.